Un romance lésbico divertido: «Tan torpe que me enamoré», de Mar Rodríguez

«Tan torpe que me enamoré», de Mar Rodríguez (autopublicación, 2020)

Sinopsis:

Su amiga Fernanda le advirtió que mantuviera las distancias con Gala. Y Noa lo intentó, ella jura que lo intentó.

Pero es que entre golpes, magdalenas y una insubordinación cardíaca, esta rubia mindundi no pudo menos que acercarse a los labios de Gala Sagasti.

Y todo hubiese ido bien, pero ya se sabe, cuando hace pop, ya no hay stop.

«Tan torpe que me enamoré» es la segunda novela de romance lésbico de la psicóloga Mar Rodríguez, una obra desenfadada y llena de personajes particulares.

Conocerás a Fer, la mosca cojonera y amiga del alma. A Ana, friqui y fan de Noa. A Marta, amante entrada en años y en sabiduría. A Rocío, otra amante. A La Flaca, también amante (Noa es muy suya en eso de coleccionar amantes).

Y por si fuera poco, una nueva mujer cuya sola presencia amenaza con llevar a Noa al hospital.

Opinión:

Si estáis buscando para este verano un romance lésbico divertido, con una protagonista un poco (bastante) alocada, os recomiendo Tan torpe que me enamoré, de Mar Rodríguez. Os aseguro que si su prosa ligera, fresca y chispeante no consigue refrescaros un poco, leer sobre las habilidades de su protagonista os terminará de derretir.

Descubrí esta lectura gracias a los títulos recomendados bajo Prime Reading de Amazon, así que aproveché para pasar un rato entretenido como imaginé al leer su sinopsis. No me equivoqué.

Una se tiene que reír con la rubia protagonista de Tan torpe que me enamoré, Noa, una joven independiente que trabaja asesorando a sus clientes sobre la herramienta SEO y cuyos ratos libres los pasa con sus amigas, Fer y Ana, o disfrutando del buen sexo con sus otras amigas (Marta, La Flaca o Rocío). Y todo ello sin poner peros a lo que surja, si le gusta, claro. Hasta que se cruza en su camino Gala Sagasti y, ¡boom!, las visitas a Don Gregorio —un médico de buen yantar y con la paciencia de un santo—, se hacen más recurrentes porque los pálpitos que le provoca esta mujer son preocupantes. Como podéis imaginar, esa vida tan achuchada terminará pasándole factura (aunque debiera decir fractura, lol), pues el lío que se arma es monumental. Es lo que tiene conocer a alguien que pone tu vida patas arriba…

La novela tiene un argumento sencillo, pero ¿y qué? Se disfruta tanto que se lee del tirón. Aunque en esto también contribuye una prosa ágil (rauda, más bien), un lenguaje coloquial y unas buenas dosis de humor. Además, el relato que nos cuenta Noa apenas contiene descripciones que ayuden a ambientar la novela, y sí muchos diálogos y líneas sobre sus singulares pensamientos.

Los personajes, en su mayoría mujeres, son muy diversos: casadas, solteras, comprometidas, jóvenes, maduras, madres, ejecutivas, dicharacheras…

El perfil de Noa, su joven protagonista, está constituido en un cincuenta por ciento de una mezcla de independencia, locura y desfachatez, y en otro cincuenta por ciento de ternura, torpeza e inocencia; es decir, una joven irresistible para cualquier bollera que se cruce. Gala es una ejecutiva de actitud comedida que se debate entre seguir con su novio o arriesgarse con la desvergonzada de Noa. Fer y Ana son una pareja amiga; la primera, más seria, es quien intenta imprimir algo de sensatez en Noa, mientras que la segunda, muy tímida, admira el desparpajo de esta. Marta es una mujer casada, entrada en añitos y maternal, cuyas croquetas hacen maravillas tanto en los momentos de crisis como cuando se necesita compensar el gasto energético del cuerpo. Y para no resultar pesada, no voy a decir nada de Rocío y La Flaca, ni añado más de lo dicho sobre el bueno de Don Gregorio. Eso sí, Gladys no es solo la eficiente asistente de Gala, sino que elabora unas magdalenas riquísimas con las que tienta el paladar de Noa.

Tan torpe que me enamoré es una lectura veraniega, fresca, cuyo consumo puede provocar risas, sudoraciones y algo más.

Mi valoración: 3/5

Puntuación: 3 de 5.

Mar Rodríguez es el seudónimo que utiliza esta psicóloga de formación, SEO por afición y lectora pedante porque no tiene opción —como ella misma se define—, para escribir sus historias. Tiene en su haber, a día de hoy, dos novelas autopublicadas: Cobardes (2020) y Tan torpe que me enamoré (2020).

Si quieres consultar su blog pincha aquí.

FICHA TÉCNICA:
Título: Tan torpe que me enamoré
Autora: Mar Rodríguez
Autopublicación
Género: narrativa contemporánea, novela romántica

Fecha de publicación: 22/03/2020
Formato kindle
ASIN: B0868XD751
Idioma: Español
Longitud de impresión: 197 páginas

Escrito por

Viajar, es mi pasión. La lectura, mi adicción. El café y el chocolate, mi sostén. Familia y amigos, mi conexión a tierra.

2 comentarios sobre “Un romance lésbico divertido: «Tan torpe que me enamoré», de Mar Rodríguez

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s