“84, Charing Cross Road”, la relación epistolar entre Helene Hanff y Marks & Co.

“84, Charing Cross Road”, de Helene Hanff (Anagrama, 2019)

Sinopsis:

A finales de 1940 la joven neoyorquina Helene Hanff solicita algunas obras a Marks & Co., una librería londinense situada en el número 84 de Charing Cross Road. A esta primera misiva seguirán otras para agradecer los envíos, para mandar nuevas peticiones, para pagar ingeniosamente los libros cuando faltan recursos… o simplemente para hablar, opinar, recomendar, ironizar. A lo largo de veinte años, la correspondencia entre la escritora americana y su librero inglés, Frank Doel, forjará una amistad basada en el amor a la literatura que hará de Helene parte indispensable de Marks & Co.

Aquella librería ya no está hoy en esa dirección, pero el 84 de Charing Cross Road se ha convertido en un lugar de culto, a la par que este libro constituye el mejor homenaje de un lector a su librero.

Opinión personal:

84, Charing Cross Road es considerada una novela emblemática entre los libreros y numerosos apasionados por la literatura y los libros. Desde su primera edición, en 1970, la magnitud de palabras vertidas en innumerables artículos de opinión sobre ella es enorme, considerando que su extensión apenas supera las cien páginas encuadernada. De modo que dudo que pueda añadir algo novedoso respecto a lo expresado ya por otros lectores; no obstante, no me resisto a dejar plasmadas aquí mis propias impresiones.

De entrada, me ha parecido una novela encantadora, ágil, evocadora, emotiva y, en cierto modo, nostálgica. Había algo de especial cuando el papel era el medio transmisor de palabras que expresaban sentimientos, anhelos, noticias acaecidas en la vida de las personas… Se ha perdido la emoción que acompañaba la recepción de una carta; ahora son todos correos electrónicos y mensajería instantánea. Nos hemos acostumbrado a hablar por mensajes casi telegrafiados donde, con frecuencia, el empleo de imágenes sustituye a la escritura en la comunicación. También se está perdiendo el hábito de acudir a las librerías simplemente por el placer de conocer las novedades recibidas, ver qué lecturas nos recomiendan o rebuscar entre los títulos que se acumulan en los estantes y mostradores mientras disfrutas del aroma a libro impreso. Has de ser un verdadero bibliófilo para seguir haciéndolo, cuando la compra por internet impera y el e-book sigue ganando terreno al libro en papel; es lo que conlleva el desarrollo tecnológico.

Asimismo, comprendo las palabras de elogio y cariño que despierta 84, Charing Cross Road entre aquellos que se dedican al hermoso oficio de librero. Debe de ser ilusionante, a la par que satisfactorio, mantener una relación de amistad con ciertos clientes fieles o “de toda la vida” basada en el respeto y amor por la literatura como la que se desprende al leer la correspondencia intercambiada, durante veinte años, entre la escritora neoyorquina, Helene Hanff, y Frank Doel, empleado de la librería londinense Marks & Co., especializada en libros usados y ubicada por entonces en el número 84 de Charing Cross Road.

Resulta singular cómo evoluciona la relación epistolar entre Helene Hanff y Frank Doel, la cual abarca desde 1949 a 1969. Al principio, el tratamiento entre ambos es muy correcto e impersonal; la correspondencia versa sobre encargos determinados, estado de los ejemplares conseguidos por Frank, a solicitud de Helene, alguna pequeña pulla de ésta endulzada con ironía y poco más. Pero, con el transcurso del tiempo, la confianza aumenta y las cartas se vuelven cálidas y personales; ya no se trata solo de tal o cual título, de su estado de conservación, opiniones o agradecimientos, sino de cartas amistosas que llegan a hacer referencia a envíos, por parte de Helene, de regalos en forma de alimentos y artículos difíciles de conseguir para los ingleses en los años de posguerra. Si eso no es amistad, no sé lo que es. Una amistad duradera, que nace y crece a más de cinco mil kilómetros de distancia y el océano Atlántico en medio. Y precisamente, uno de los valores de este libro es que muestra de forma indirecta dos fotografías muy diferentes de una misma época: la de Estados Unidos, como potencia en alza y la crisis económica del Reino Unido tras la Segunda Guerra Mundial.

A mayor abundamiento, esta relación epistolar también es especial porque la amistad que se establece termina extendiéndose a otras personas del entorno: amigos de Helene, resto de empleados de la librería y familiares. Es divertido cómo se van introduciendo los diferentes personajes que, con sus cartas, enriquecen de detalles y matices la amistad entre la neoyorquina y el londinense. Cada uno utiliza su propio lenguaje y nos hace partícipe de sus anhelos, sus ilusiones, su vida…, contribuyendo a hacer más amena la lectura.

Centrándome en los dos protagonistas, Frank Doel me ha parecido un hombre tranquilo, reservado, solícito, educado y correcto en las formas. Por su parte, Helene es extrovertida, generosa, positiva y poseedora de un humor inteligente; es una persona entrañable, que se expresa sin cortapisas. Me resultó imposible no empatizar con ella como lectora al conocer sus pequeñas manías y su amor por la literatura…

«… es, sin lugar a dudas, el libro más hermoso que poseo, incluida mi primera edición de Newman. Parece tan nuevo y tan flamante como si nadie lo hubiera hojeado nunca, pero alguien lo ha leído: se abre espontáneamente por sus pasajes más bellos, y el fantasma de su anterior propietario me señala párrafos que jamás he leído antes».

… y, por supuesto, esa esperanza que le lleva a marcar los ejemplares encuadernados que posee:

«… y moriré feliz sabiendo que lo dejo detrás para que algún otro lo aprecie. Pienso marcarlo a conciencia con suaves indicaciones a lápiz, para atraer la atención de un amante de los libros aún por nacer sobre los mejores pasajes».

Una novela corta que, sin embargo, no carece de giros inesperados. Al finalizar su lectura, me embargó cierto sentimiento de tristeza. Pensé que, en realidad, 84, Charing Cross Road bien podría ser un drama real soportado por las cartas intercambiadas a lo largo de esos veinte años. Un buen material para ser llevado a la pantalla grande, como así sucedió en 1987 con la película homónima protagonizada por Anne Bancroft y Anthony Hopkins.

84, Charing Cross Road es una novela epistolar indispensable para amantes de los libros, la lectura y las librerías.

Mi valoración: 4/5

Helene Hanff

Helene Hanff (Filadelfia, 1918-Nueva York, 1997), de formación autodidacta, inició su carrera literaria escribiendo obras de teatro y, más adelante, guiones para la televisión, libros infantiles, ensayos históricos y políticos y colaboraciones en el New Yorker y Harper’s. La fama le llegó después de publicar 84, Charing Cross Road, que inspiró una película protagonizada por Anne Bancroft y Anthony Hopkins.

HH_CharingCrossRoad_mFICHA TÉCNICA:
Título: 84, Charing Cross Road

Autora: Helene Hanff
Género: No ficción, narrativa contemporánea

Traducción: Javier Calzada
Editorial: Anagrama
Colección: Compactos 50
Fecha de edición: 10/04/2019
ISBN: 978-84-339-0223-8
EAN: 9788433902238
Nº de páginas: 128

Escrito por

Viajar, es mi pasión. La lectura, mi adicción. El café y el chocolate, mi sostén. Familia y amigos, mi conexión a tierra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s