Secretos y fantasía en “Una sonata de verano”, de Belén Martínez

“Una sonata de verano”, de Belén Martínez (Puck, Ediciones Urano 2018)

Sinopsis:

Casio Oliver está obsesionado con ‘Preludio de invierno’, la primera obra de Óscar Salvatierra, un escritor ya retirado. Aguablanca, el pueblo donde se desarrolla la historia, lo acoge el último mes de verano entre sus pinos, fantasmas y recuerdos olvidados, mientras él trata de olvidar la pesadilla en la que se ha convertido su vida desde hace unos meses. Lo que no sabe, es que su propia historia ya comenzó hace tiempo con un chico que le ofreció un paraguas bajo la lluvia, una mansión sobre un acantilado, y un libro que esconde magia, muerte y amor entre sus páginas. 

En el abismo que separa la magia de la realidad, Casio tendrá que decidir por qué luchar, por qué vivir, para que su propia historia se haga realidad. 

Opinión personal:

¿Te gusta la fantasía juvenil con un toque de realismo mágico? Entonces Una sonata de verano, de Belén Martínez, es una de las novelas que te recomiendo para este verano. El año pasado su autora ganó con ella el Premio Puck, galardón del certamen literario organizado por Ediciones Urano y otorgado por un jurado formado por especialistas en literatura juvenil.

Si bien disfruto con el género de fantasía, hay una razón especial por la que deseaba leer esta obra. Sin embargo, no puedo decir nada al respecto porque ya estaría haciendo spoiler. De modo que, si vuestro sexto sentido os falla, cuando la leáis, seguro que descubriréis la razón de mi interés.

¿Cuál es su argumento? Aguablanca es un pueblecito costero, de casitas blancas, pinos y un gran acantilado sobre el que se erige una mansión señorial, retirada, conocida como La Buganvilla Negra. El mismo lugar donde transcurre ‘Preludio de invierno’, el libro favorito de Casio, un chico albino cuya vida se ha vuelto muy complicada en los últimos meses. Está tan obsesionado por ese libro, que ha convencido a sus padres para pasar las vacaciones de verano allí. Y cuando llega, resulta que se encuentra con Marc, la última persona del mundo a la que deseaba ver. ¿Qué oculta Casio? ¿Por qué ya no se habla con sus amigos? ¿Y qué misterio rodea a la familia que habita en la mansión? ¿Y qué tiene que ver Marc con todo ello?

Una sonata de verano, cual composición musical, se desarrolla en cinco tempos que se corresponden con las cinco partes en las que se estructura la narración. Por consiguiente, el ritmo varía, pero nunca aburre, aunque resulta predecible. Su partitura habla sobre cuestiones tan importantes en la adolescencia como la amistad, la aceptación de uno mismo, la educación, el bullying en el colegio, el abuso, la homofobia, la diversidad y el amor. Y sus acordes te hacen sentir impotencia, inquietud, rabia, cierta sorpresa, intriga y empatía.

Valoro que Belén Martínez haya abordado temas tan relevantes como los enumerados anteriormente, no obstante, creo que el mensaje que deseaba transmitir al respecto pierde fuerza a causa de la subtrama relacionada con la historia de amor imposible de ‘Preludio de invierno’, la cual aporta fantasía y misterio, por un lado, y cierta confusión y dramatismo, por otro, a la trama principal. Me encantó la idea de asemejar Una sonata de verano a una storybook story, pero hubo momentos que me parecieron confusos. Por ejemplo, me dejó preguntándome por qué Casio era consciente de lo que veía solo en ciertos casos, cuando en otros estaba igual de claro (sí, ya sé qué me vais a decir que no me explico bien, pero estoy intentando justificarme sin caer en spoilers, lol).

¿Respecto a los personajes? Casio es el protagonista y el narrador de esta novela, así que es fácil empatizar con él. Es un chico albino (otro punto para la autora), acostumbrado a llamar la atención y obsesionado con la historia de ‘Preludio de invierno’. Desde hace meses se siente solo, es más, se aísla —debido a la falta de confianza en sí mismo, cierta vergüenza y el miedo a la reacción de algunos amigos, incluso de sus padres— acallando hechos que debiera denunciar. Me pareció un personaje inocente, tierno y noble. Todo un amor. Casio evoluciona hasta encontrar la fortaleza para lidiar con sus problemas y, de paso, ayudar a un amigo.

«Ninguna época es fácil. Cada cual tiene su lucha y tú has descubierto la tuya muy pronto. Por muy dura que sea, por imposible que parezca de ganar, no te rindas. No dejas que te venza. Pero, sobre todo, no dejes que te cambie».

Como la novela está narrada desde el punto de vista de Casio, la autora no profundiza en los personajes secundarios de esta novela y eso hizo que me quedase con ganas de conocer mejor a Marc. Además de este y su hermano Yago, entre los personajes secundarios destacan Laia, Asier y Daniel, amigos de toda la vida de Casio, Enea, Ágata, Víctor Vergel y Óscar Salvatierra. Todo ellos sirven de nexo de unión entre pasado y presente, ficción y “realidad”, hasta conformar una melodía singular donde tiene cabida la fantasía, el realismo mágico y ciertas notas de terror gótico. No quiero restaros ni un ápice de emoción a la lectura, así que no diré nada de ellos ni de los hilos que les unen.

La novela, en principio, es autoconclusiva, aunque tras su lectura me pregunté sobre las razones que podrían subyacer tras el comportamiento errático de Daniel (visto desde la percepción de Casio), algo que no queda claro (uoh, a estas alturas pensaréis que soy una quisquillosa). Si la autora quisiera, podría tirar de ese hilo para hacer una segunda novela donde Daniel fuera el protagonista.

Si disfrutas de las novelas de fantasía juvenil adornadas con pequeñas dosis de magia e intriga, de esas que te dejan huella, Una sonata de verano es para ti. El libro ha tenido estupendas críticas así que, con independencia de mi valoración, anímate a leerla.

Y desde aquí me hago eco de las palabras de la autora que aparecen en los agradecimientos de esta novela:

«Nunca te conformes con un preludio o una sonata. Haz de tu vida un concierto maravilloso».

Mi valoración: 3.5/5

Belén Martínez nació un 22 de febrero de 1990 en Cádiz, el mismo día en que comenzaba el carnaval en su ciudad, quizás por eso siempre se ha sentido atraída por la música, las palabras y la magia. Empezó a escribir desde pequeña y, desde entonces, no ha dejado de hacerlo. Estudió enfermería, y actualmente, compagina su trabajo como matrona con la escritura y la adaptación editorial. En 2012 ganó el Premio Darkiss por su primera novela Lilim (2003). Tras esta vinieron Hasta la última estrella (Anaya, 2017), Una sonata de verano (Ediciones Urano, 2018), por la que ganó el Primer Premio Puck de Novela Juvenil y Cuando reescribamos la historia (Ediciones Urano, 2019).

Título: Una sonata de verano
Autora: Belen Martínez
Editorial: Ediciones Urano
Colección: Puck
Género: Fantasía juvenil
Fecha de publicación: 01/10/2018
Papel:
Encuadernación: Rústica con solapas
Formato: 135 x 213
Nº de Páginas:352
ISBN: -84-92918-05-8
eBook: ePub, kindle
ASIN: B07HMQMMPG

Escrito por

Viajar, es mi pasión. La lectura, mi adicción. El café y el chocolate, mi sostén. Familia y amigos, mi conexión a tierra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s