“La estación de las mujeres”, la nueva novela de Carla Guelfenbein

“La estación de las mujeres”, de Carla Guelfenbein (Alfaguara, 2019)

Sinopsis:

Margarita sospecha que su marido tiene un amorío con una de sus estudiantes. Elizabeth intenta escapar del vacío de una vida de privilegios en la Nueva York de los años cincuenta. Doris Dana, amor y albacea de Gabriela Mistral, vive una noche de alcohol y sexo con una amiga de infancia. Juliana, una pastelera octogenaria, ansía encontrar la identidad de una mujer que cambió el rumbo de su vida. Anne, conserje de un edificio, huye en busca de su identidad, mientras su madre se enfrenta por primera vez a su secreto más profundo.

Con una mezcla extraordinariamente bien lograda de personajes reales y de ficción, pasado y presente se entrelazan, se enfrentan y se cuestionan. La estación de las mujeres es una emocionante novela sobre lo femenino, la libertad, el amor, el sexo, y las posibilidades que tienen las mujeres de explorar sus propios límites.

Opinión personal:

La estación de las mujeres es la nueva novela de la escritora chilena Carla Guelfenbein, publicada por Alfaguara (2019). Una historia sobre cuatro mujeres cuyas vidas se entrecruzan por azar, donde las líneas de separación entre el pasado y el presente se desdibujan para formar, con elementos como el amor, la felicidad, las ansias de libertad, la identidad, la autoconfianza o el reconocimiento, una especie de collage femenino.

La narración arranca con Margarita sentada en un banco, en cuya superficie están grabados textos de Jenny Holzer, ubicado en el jardín frente al Barnard College, Universidad de Columbia. Es su quincuagésimo cumpleaños y su marido no la ha felicitado. De hecho, sospecha que la engaña con una de sus alumnas. En ese mismo día, su amiga Juliana, una anciana que trabaja como pastelera, le pide ayuda para desentrañar la identidad de una mujer que cambió el rumbo de su vida y que conoció en las cercanías de esa misma Universidad cuando tenía trece años. En 1946, Elizabeth huye de la mansión familiar, de una vida repleta de reglas y convencionalismos sociales, y se marcha a vivir sola a Nueva York, donde conoce a un hombre del que se enamora. Una mañana de 1948, Doris Dana tiene entre sus manos la última carta recibida de Gabriela Mistral, la poeta chilena. A pesar de la relación que existe entre ellas, ha pasado la noche anterior en compañía de Aline, una amiga de la infancia. Anne, conserje de un edificio, se ausenta sin avisar a nadie en busca de su padre, a quien creía muerto, mientras su madre debe lidiar con las consecuencias derivadas de sus actos en el pasado.

La estación de las mujeres está ambientada en Nueva York, en el tiempo presente, y transcurre en un solo día, el del cumpleaños de Margarita, personaje que actúa como hilo conductor de la narración. No obstante, hay retazos del pasado que tienen por protagonistas, de manera alternada, a Elizabeth y a Doris Dana. Sus vidas, y la de Juliana, terminarán colisionando por casualidad con la de Margarita.

La novela está estructurada en capítulos que llevan por nombre el de sus protagonistas, féminas que en un momento dado toman la decisión de romper con la rutina y explorar sus propios límites, tal y como anima una de las frases de Jenny Holzer grabadas en esa banqueta a modo de estación. Y como una estación, me gusta pensar que esa banqueta del jardín ha presenciado, en silencio, instantes de la vida de millones de mujeres que, como ellas, aguardaban a que algo sucediese.

«Pienso en todas las mujeres que aguardan quietas en la penumbra. Esperar es una forma de desaparecer».

Para construir este collage femenino, la autora ha elegido diferentes narradores. La propia voz de Margarita, en los capítulos que se refieren a ella, y un narrador omnisciente en los demás con la salvedad de que, en el caso de Elizabeth, son sus propias cartas dirigidas a una amiga, la técnica elegida por la escritora para darnos a conocer la visión de este personaje y los momentos por los que atraviesa.

Carla Guelfenbein ha logrado una exquisita composición de ficción y realidad. Todos los personajes son ficticios, a excepción de Doris Dana, el amor tardío de Gabriela Mistral. Me ha encantado cómo la autora introduce fragmentos, aquí y allá, de las auténticas cartas intercambiadas entre la joven neoyorquina y la poeta chilena, y utiliza el conocimiento sobre ambas mujeres para crear una ficción alrededor de Doris Dana, sus sentimientos, anhelos e inquietudes.

La prosa de Carla Guelfenbein es rica, palpitante, cuidada y minuciosa, incluso lírica; es un placer leerla. Me han entrado ganas de explorar más su obra.

La estación de las mujeres es una novela corta, apenas ciento cincuenta páginas, y bien escrita, de la que no deseo decir mucho más para que podáis disfrutarla cuando la tengáis en vuestras manos. Me ha parecido menos compleja en su desarrollo que aquella por la que obtuvo el Premio Alfaguara 2015, Contigo en la distancia, y más amena. Aquí, de nuevo, encontramos que la vida de los personajes se entrecruza y tiñe con una pincelada de dramatismo.

Un libro que invita a la reflexión y al diálogo. Me ha gustado.

Valoración: 3.5/5

Carla Guelfenbein nació en Santiago de Chile. Estudió Biología en la Universidad de Essex, Inglaterra, con especialización en genética de población. Más tarde estudió diseño en el St. Martin’s School of Art. De vuelta a Chile trabajó en BBDO y también fue directora de arte y editora de moda de la revista Elle. Es autora de las novelas El revés del alma (Alfaguara, 2003), La mujer de mi vida (Alfaguara, 2006), El resto es silencio (Planeta, 2009; Alfaguara Chile, 2014), Nadar desnudas (Alfaguara, 2013), Contigo en la distancia (Premio Alfaguara de novela 2015) y Llévame al cielo (Nube de Tinta, 2018) y La estación de las mujeres (Alfaguara 2019).

FICHA TÉCNICA:
Título: La estación de las mujeres
Autora: Carla Guelfenbein
Editorial: Alfaguara
Género: Narrativa contemporánea
Fecha de publicación: 05/2019
Idioma: Español
Papel:
Formato: Tapa blanda con solapas
Nº de páginas: 152
Medidas: 153 X 239 mm
ISBN: 9788420437590
eBook: ePub
EAN: 9788420437590

Escrito por

Viajar, es mi pasión. La lectura, mi adicción. El café y el chocolate, mi sostén. Familia y amigos, mi conexión a tierra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s