“Corazones en libertad”, de Javier Sedano

Título: Corazones en libertad JS_CorazonesEnLibertad
Autor:  Javier Sedano
Género: Romance contemporáneo
Editorial: Odisea
Colección: Inconfesables, nº 51
Formato: papel
Tamaño: 12 x 23 cm.
Encuadernación: rústica con solapas
ISBN: 978-84-15758-44-0
Fecha de publicación: 2013
Idioma: Español
Nº Pág.: 277
Otros formatos: epub, kindle

Sinopsis:

‘Corazones en libertad’ es el esperado regreso de Javier Sedano a la literatura romántica. El autor cántabro vuelve a enamorarnos con una gran historia repleta de intrigas en la que el amor se abre paso gracias a la valentía de sus personajes.

Ángel recobrará con el joven Gorka la ilusión por vivir un amor. Juntos deberán hacer frente a la diferencia de edad y superar el fantasma de un amor pasado que atormenta a Ángel. En su camino también se cruzará Diego, un joven desorientado y perdido que contará con el apoyo de esta pareja para recuperar la fe en sí mismo y desvelarnos un secreto que pondrá a Gorka y Ángel entre la espada y la pared.

“Javier Sedano regresa para conquistar hasta el último rincón de tu corazón”. Viajaremos con los personajes hasta los movidos años ochenta en los que los personajes se mezclarán con toda la flora y fauna madrileña que pululaba por la ciudad convirtiéndonos en testigos de los años en los que el país comenzaba a despertar tras un largo letargo.

Opinión personal:

Corazones en libertad es la última obra de Javier Sedano, un escritor cántabro, defensor del estilo de vida nudista/naturista, que tiene ya en su haber tres novelas —Tras las puertas del corazónPreguntas sin respuesta y Rozando las estrellas—, que conforman la exitosa trilogía Las puertas del corazón, todas publicadas con el sello de Odisea Editorial. Además de varios relatos, hay que sumar tres novelas más publicadas con el seudónimo de Frank García, CruisingPuro deseo y Sangre caliente, de corte muy diferente a las anteriores. Vamos, que son de las que un chico se tiene que apañar para sujetar el libro o la tableta con una sola mano.

Con Andrés Burguera Pajares como acertado prologuista, Corazones en libertad es una novela que respira drama. Mucho, además. Que te deja con los sentimientos a flor de piel, sobre todo si recuerdas, con cierta nostalgia, quizás hasta con melancolía, un gran amor en tu vida. Si experimentaste en carne propia uno de esos amores que encasillaste en la categoría de “pudo ser y no fue”. O en la de “pudo ser pero otros lo hicieron imposible”. Una ficción con elementos almodovarianos que te atrapa…, lees una página, y otra más (miras el reloj, arañas el tiempo, prosigues para ver dónde va a parar aquello), y que además respira romance. Obviamente no puedo decir mucho más, pero aviso, eso sí. El autor te sacude con sus palabras, te da una de cal y otra de arena. ¡Qué cabrito!

Javier Sedano nos presenta una novela donde se entrecruzan dos historias en dos épocas distintas, la década de los 80 y la actual, ambas ambientadas en Madrid. La primera resulta conocida, para algunos demasiado (y en más de un sentido). Me encantó la idea de yuxtaponer, en la narración, un pasado lleno de odio con un presente positivo y esperanzador donde el principal sentimiento que brota es el amor. Curioso como estos sentimientos se perciben más intensos, más opuestos, cuando se colocan uno junto al otro. La novela me emocionó, aunque no sabría decir si por los propios recuerdos que evocó en mí (esos que cada uno llevamos grabados en la mente, cuan heridas de guerra en la piel) o por el argumento en sí. Quizá por ambos motivos. Los personajes me sedujeron; el de Luis, concretamente, me cautivó, me dejó sin palabras. El desenlace me pareció el broche final perfecto.

Corazones en libertad gira en torno a Ángel, un cincuentón homosexual, aficionado a esas páginas de internet donde se puede admirar la belleza masculina. No tiene pareja. Vive (está) solo. A lo largo de su vida no ha encontrado a una persona con quien compartir lo que una vez compartió con Luis, su primer y gran amor; con el que compara a todos los hombres que conoce (ha conocido); a quien recuerda en los momentos de soledad, cuando las noches son demasiado largas, y demasiado solitarias, y demasiado todo que no puede evitar rememorar los años en que le conoció y amó. Una de esas noches, demasiado calurosa también, una sonrisa y unos ojos tristes que le miran desde una de las páginas de contactos que visita, le traen recuerdos de su juventud. Y así empezamos a nadar entre los retazos de su pasado, para terminar buceando de lleno en ellos (vía flash back) cuando, con la fuerza de un geiser, afloran al conocer a Gorka, 17 años más joven. Gorka es impetuoso, elocuente, vivaz, de buen humor y no permite que Ángel, a quien considera su hombre ideal, se recluya en sí mismo y en su soledad aduciendo diferencias de edad. Ambos comienzan a salir y a divertirse juntos. Ángel, cada vez más a gusto en compañía de Gorka, se abre a éste y, poco a poco, le confía (nos confía) todos los vericuetos de su relación con Luis. Su amor de juventud en el Madrid de los 80, cuando todavía en España la relación entre dos hombres no era aceptada por la mayoría y eso del matrimonio igualitario parecía casi una utopía.

Viajamos, alternativamente, entre el pasado de Ángel (retenemos el aire) y su presente con Gorka (expiramos). A través de los recuerdos del primero, podemos conocer a Luis, un joven inconformista, irreductible, valiente, a quien le hicieron la vida imposible. Joder. Con ellos recorremos los años posteriores a la muerte de Franco, rememoramos el intento del Golpe de Estado del 23-F, la Movida madrileña,… Cuando regresamos a la época actual, nos recuperamos (solo hasta el siguiente round) cuando vemos que Ángel, a sus 52 años, se ilusiona por vivir y se siente de nuevo enamorado; de un hombre que le enseña a disfrutar otra vez de la vida, que acepta su pasado y que desea formar parte de su presente y su futuro. Los dos desarrollan una relación de amor que se verá trastocada cuando entra en sus vidas ese chico de sonrisa y ojos cautivadores, Diego, un chapero con una historia propia… (Y ¡hala!, a retener de nuevo el aire).

Javier Sedano logra que los personajes se sientan reales, de carne y hueso. Con sus fallos. Sus virtudes. Sus miserias. Cualquiera puede tener un amigo, un conocido, que se parezca a uno de los personajes que se pasean por las páginas de esta obra. Me fascinó el coraje de Luis, cuya actitud me hizo recordar cierta canción de Serrat. Para la libertad sangro, lucho y pervivo…

La novela está narrada en primera persona por Ángel, principalmente, pero en contadas ocasiones pasa la batuta a Diego para que nos ayude a rellenar los huecos de la historia que se nos escapan. A veces un narrador en tercera persona hace acto de presencia. Y así, como si tal cosa, se nos va desplegando una narración, algo confusa por instantes, digna de un guión para una película de Almodóvar, donde los personajes principales tienen su propia historia; en la que se descubren relaciones a dos bandas, a tres, a cuatro; donde se dan cita el odio, la pasión, el sexo, el amor, la tragedia, el deseo de libertad,…

Javier Sedano escribe sin florituras, sin tapujos. Es un escritor que posee un estilo moderno, directo, sin una pizca de pudor o vergüenza que le impida llamar al pan “pan” y al vino “vino”. Y disfruto con ello. En Corazones en libertad, su prosa destila amargura, dolor y rencor hacia esa sociedad de mente estrecha, represora de libertades, que se cree con derecho a juzgar a los demás y en posesión de la verdad (su verdad). Su pluma golpea con ímpetu, agita conciencias, despierta recuerdos dormidos y suscita inquietudes. El autor derrocha fuerza cuando denuncia. Grita. Clama al cielo. Se caga en Dios y en toda la corte celestial. Y me regocijo, por supuesto.

Todo no es brillante. Hay un detalle en la narración, una pequeñez, sobre el intento de golpe de Estado por Tejero, el 23-F, en el que no estoy de acuerdo. «Tras la muerte de Franco y el comienzo de la democracia, todos pensamos que los fantasmas del pasado habían desaparecido, pero no fue así» (p. 66, del formato epub). No sé a quién se refiere el autor con «todos». El runrún sobre una intervención militar era permanente. Todos los días, durante los tres años anteriores al intento de golpe de Estado del 23-F, los periódicos de la derecha se complacían por entonces en el tema y algunos de ellos (El AlcázarEl Imparcial, que ya no existen), hasta lo incitaban descaradamente. Incluso en meses anteriores se había conocido el descubrimiento y desbaratamiento de un par de intentonas cuyo máximo exponente fue la «Operación Galaxia», al frente de la cual estuvo el mismísimo Tejero. Sí, ya sé lo que estás pensando: hay que ver qué quisquillosa soy.

La edición, me parece mejorable. Y solo puedo hablar del formato epub que he manejado. La culpa fue del chachachá, sí, fue del chachachá… Corramos un tupido velo y dejémoslo ahí.

Corazones en libertad ha sido galardonada con el Premio Bésametonto 2014 a la mejor novela del año. Muchos son los lectores que la han votado frente a otras obras candidatas. Por tanto, es incuestionable que la última obra de Javier Sedano gusta. Se disfruta. Desde aquí, mi sincera enhorabuena.

Más sobre el autor y su obra en: www.javiersedano.blogspot.com.es

Mi valoración: 4/5  

Escrito por

Viajar, es mi pasión. La lectura, mi adicción. El café y el chocolate, mi sostén. Familia y amigos, mi conexión a tierra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s